Saltear al contenido principal
¿Cómo elegir tu almohada?

¿Cómo elegir tu almohada?

La almohada es un artículo de cama muy personal, por lo que su elección depende de las preferencias así como de las necesidades de cada persona.

Existe un mito popular que asegura que dormir sin almohada es bueno para la salud, sin embargo los expertos lo desestiman. Según los profesionales siempre es recomendable utilizar una almohada, ya que sujeta la cabeza y favorece la adopción de una posición natural en el cuerpo, permitiendo además la relajación de los músculos.

Así, al momento de elegir tu almohada hay que tener en cuenta tres aspectos claves: la postura al dormir, necesidades ergonómicas y el material.

Postura al dormir

Dormir boca arriba: se aconseja una almohada de firmeza y grosor intermedios. De esta manera se asegura que el cuello y la espalda formen el mismo ángulo que al estar de pie.

Dormir boca abajo: aunque no es recomendable dormir en esta posición, si no puedes evitarlo es mejor optar por una almohada fina y de relleno blando para mantener una postura adecuada.

Dormir en diferentes posiciones: Se sugiere seleccionar una almohada que tenga un alto grado de flexibilidad, es decir, lo suficientemente mullida para que se acomode a diferentes posiciones.

Necesidades ergonómicas

Actualmente se han diseñado diferentes tipos de almohadas para satisfacer necesidades específicas relacionadas a la salud, enfermedades crónicas, padecimientos físicos. La más conocida es la Almohada Cervical, la cual añade amortiguación en la parte inferior de la misma para sostener el cuello.

Material de la almohada

Goma espuma: este relleno se caracteriza por su firmeza, densidad, larga durabilidad y mejor soporte.

Espuma con memoria: este tipo de material reduce los punto de presión y se ajustan a la forma y posición del cuerpo.

Vellón siliconado: son de gran calidad con sensación similar a la plumas. Su firmeza o suavidad depende de la fibra siliconda o semisiliconda, respectivamente.

Plumas: es uno de los materiales más cómodos ya que proporciona un buen equilibrio entre firmeza y suavidad. Además se adapta mejor al contorno del cuerpo y dan una sensación más mullida.